Esta primavera, súbase a la ola de las bicicletas eléctricas para ir a la playa

¡Ya casi es primavera! Seguro que estás deseando levantarte temprano, entusiasmado con la idea de surfear a primera hora de la mañana. Tomarás ese último sorbo de café y saldrás en tu bicicleta eléctrica de carga, con la tabla de surf atada al costado.

Después de ojear el horizonte, te darás cuenta de que es completamente plano: no hay olas hasta donde alcanza la vista.Pero este no es tu primer rodeo. Sabrás que a 5 kilómetros de la costa hay otro punto de surf, y que sólo es accesible a pie o en bicicleta.

O, por supuesto, ¡una ebike!

Por suerte, nunca ha sido tan divertido -y eficiente- disfrutar del clima cálido.

Ya sea para patrullar al amanecer, acceder a una nueva zona o tener una aventura diaria en la arena, no hay mejor manera de moverse por la playa que con una ebike.La arena aumenta la resistencia y, a su vez, la cantidad de energía necesaria para moverse. Mientras que montar en la arena es un gran ejercicio, las bicicletas eléctricas con asistencia de pedaleo hacen que montar en la playa sea aún más práctico.

Pero la preparación es clave. La arena y la sal no suelen ser amables con los componentes metálicos y eléctricos, y las playas vírgenes pueden suponer una traición para el ciclista -y la devastación de su ebike- si no sabe en qué se está metiendo.

Con el conocimiento, el mantenimiento y el cuidado adecuados, puedes evitar el desastre. Aquí hay algunos consejos profesionales de nuestros expertos residentes para tener en cuenta al montar en la playa:

1. La arena se ve muy bien en la playa, pero no en toda la bicicleta.

Después de cada viaje, inspeccione su bicicleta en busca de agua salada o arena y elimine cualquier acumulación con un trapo húmedo o seco. Evite limpiar su ebike con una manguera o un limpiador a presión, ya que la presión directa del agua puede dañar ciertos componentes eléctricos. El uso de agua a presión con arena y sal también puede propagar esas partículas a otras zonas. Nunca conduzcas en agua salada o salobre estancada porque, ya sabes, ¡su espalda se rocía, hombre!

2.Sé genial con tu cadena.

Mantenga su cadena lubricada, pero no la lubrique justo antes de un paseo por la arena o la sal. En su lugar, después de su paseo, limpie la cadena y aplique un lubricante para cadenas y déjelo reposar durante unas dos horas antes de volver a la arena. Recomendamos un lubricante de teflón, ya que se aplica en húmedo y se seca con el tiempo. Una cadena húmeda atraerá la arena no deseada y la acumulación de sal.

En cuanto a la lubricación, también es importante lubricar los piñones. Puede ser más fácil poner el lubricante en un paño y el paño en los piñones a medida que gira los pedales. Asegúrate de lubricar las cabezas de los radios de tus ruedas de forma similar.

3. Lleva protector solar para ti y lo esencial para tu bicicleta.

Tenga cerca neumáticos y cámaras de repuesto, ya que la arena y la sal pueden desgastarlos más rápidamente que otro terreno, y a menudo puede haber objetos afilados en la arena, como conchas y cristales, que pueden pinchar fácilmente un neumático.

Y hablando de neumáticos, puede ser útil bajar la presión para facilitar las maniobras en la arena. Asegúrate de volver a subir el PSI a 20 o cerca de 20 (suponiendo que se trata de una bicicleta con neumáticos gordos) antes de volver a una superficie dura, ya que la baja presión de los neumáticos en el pavimento aumentará la probabilidad de un pinchazo.

4. ¿Surfeando? ¡Ponte a punto!

Si practica el surf con frecuencia, tendrá que realizar el mantenimiento de su moto con mayor regularidad. Si normalmente lleva a cabo el mantenimiento de su moto dos veces al año, duplíquelo, como mínimo. También es recomendable que hagas una limpieza de la transmisión cuando hagas una puesta a punto. Esto implica desmontar los componentes de la transmisión para eliminar la arena no deseada. Esto debe ser realizado por profesionales que estén familiarizados con los componentes de las bicicletas eléctricas.

Asegúrese de revisar los rodamientos del juego de dirección con frecuencia, ya que la arena puede colarse en zonas estrechas. Se recomienda el mantenimiento del pedalier, incluyendo la limpieza, el desmontaje y el engrase de las roscas y de la caja de pedalier interior.

Todos sus componentes sufrirán un desgaste y un estrés adicionales cuando estén expuestos a la arena y la sal. Vigila de cerca todas las piezas móviles y sustitúyelas cuando muestren signos de desgaste. Por ejemplo, las partículas como la arena, la suciedad y la sal aumentarán la probabilidad de que la cadena se estire (lo que puede dañar la rueda libre y los dientes), por lo que sustituir la cadena es una buena idea.

Algunas otras reglas generales:

Ten en cuenta las leyes locales.

En muchas playas de Estados Unidos no se permiten las bicicletas ni los vehículos motorizados de ningún tipo. Si no tienes claras las normas de tu zona, infórmate en el gobierno local o en la oficina de las fuerzas del orden.

Sé considerado.

Cuando circule por la playa o cerca de ella, evite ir en bicicleta cerca de niños o de multitudes. Si circula por zonas más alejadas, disminuirá la probabilidad de accidentes.

Conoce tu arena.

Se recomienda circular por arena dura en lugar de por arena suelta o profunda, ya que permitirá al piloto mantener el control total de la moto. La arena suelta o profunda sólo se aconseja si tiene neumáticos más anchos. Mantenga todo el peso posible sobre su neumático trasero, mantenga un agarre más flojo en sus barras, y siéntese, relájese y diviértase.

¿No tienes una bicicleta para ir a la playa? ¡No temas! Muchas ciudades costeras tienen tiendas de alquiler. ¡Consulta algunas de las flotas de alquiler con las que trabaja BiciclubBenidorm!