Combata el calor con estos consejos para bicicletas eléctricas en climas cálidos

Si eres como nosotros, no puedes resistirte a sacar tu bicicleta eléctrica en una bonita y luminosa tarde de verano.

Pero, ¿qué pasa con todos esos días de calor abrasador, esos en los que acabas empapado de sudor incluso antes de poder ponerte el casco?

Aunque es cierto que ponemos de nuestra parte para ayudar al clima, no podemos controlar el tiempo. Sin embargo, podemos compartir algunos consejos para hacer que esos paseos calurosos sean un poco más frescos.

1. Bebe agua antes, durante y después de tu viaje.

No esperes a tener sed para empezar a engullir ese dulce H2O. Resulta que para mucha gente, la sed es en realidad una señal temprana de que ya estás deshidratado.

2. ¡No te olvides del protector solar!

Hay una delgada línea entre un bronceado y una quemadura solar, así que tómate un tiempo antes de tu viaje para aplicar abundante protector solar.

Recuerda prestar especial atención a las partes de tu cuerpo que estarán directamente expuestas al sol durante tu vuelta, como la nuca y la parte superior de las manos.

3.Planificar con antelación.

Echa un vistazo a la previsión meteorológica la noche antes de salir a la pista para hacerte una idea de cuándo alcanzará la temperatura máxima. Basándote en esa información, puede que te resulte mejor planificar tu viaje para las primeras horas de la mañana o para el atardecer.

Si parece que el calor va a ser un problema, utilice material ligero y transpirable que le permita aprovechar la brisa. La ropa suelta también funciona, siempre que no sea algo que pueda enredarse en la bicicleta.

Y si sueles confiar en una mochila para transportar tu equipo de playa o tus aperitivos de picnic, considera dejarla en casa. Una alforja o una cesta se encargarán de que tu cuerpo se ventile y pueda llevar la misma cantidad de cosas (¡o más!)

4. ¡Mantenga su batería feliz!

Aunque generalmente recomendamos guardar la bicicleta en el interior, sabemos que a veces es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo si vas a acampar o a fijarla en la parte trasera de tu coche para un viaje largo por carretera.

Si te encuentras en una situación en la que tu bicicleta va a estar expuesta a la luz solar directa durante horas, considera desmontar la batería y guardarla en un lugar más fresco y sombreado.

Este sencillo paso puede ayudar a mantener la duración de la batería. Las temperaturas más cálidas pueden desgastar los componentes que se utilizan para generar energía para su ebike, conduciendo efectivamente a la pérdida prematura de capacidad.

5. Sé inteligente.

Si hace demasiado calor para montar, hace demasiado calor para montar. No te presiones sólo porque te sientas obligado a exprimir el mayor tiempo posible en tu bicicleta.

Escuche a su cuerpo y esté atento a los signos de sobrecalentamiento, que pueden incluir sudoración abundante, náuseas, dolores de cabeza o aceleración de los latidos del corazón. Si empiezas a sentirte incómodo en tu paseo, entonces es hora de dar por terminado el día. Por suerte, con una ebike, puedes confiar en el acelerador para volver rápidamente a casa.

Habrá más días soleados por delante. No te los pierdas por ser terco. Eso no es radical.